9 de enero de 2009

hola, extraño.


tres veces extrañé.
. el juego de tus dedos
. el olor de tu sueño
. las tardes de tus ojos
y no sé divertirme sola,
no dejarte hacer origamis
con mis sonrisas,
no esperar encontrarte
como si fuera por casualidad.
la distancia es horas,
y me sale tan bien
perder el tiempo.
entre las uñas se me escapa;
despeinarte no alcanza
para transformarte
y aún así lo disfruto

será que quizás te quiero así.

esa piedra en el zapato,
ese tropiezo por quinta vez,
ese dulce dolor en los costados.
me declaro mazoquista
que se me desgaste la piel
de tanto estar entre tus brazos.

:.

3 comentarios:

eñe dijo...

sos cada día más hermosa.

celestecielo dijo...

Está hermoso el escrito, tan detallista, tan simple, y a la vez tan profundo, tan enorme el sentimiento que muestra.
Difícil no extrañar la tarde de algunos ojos...

Me encanta lo que hacés con las palabras y con las imágenes, armás un juego maravilloso para quien se acerca a mirar.

El otro día me puse a dibujar, y una de tus fotos me sirvió de inspiración, el dibujo no es gran cosa pero lo subí a mi blog "es un color", sería bueno si te das una vuelta. ^-^

Buen miércoles para vos!

Inés Oñate dijo...

Pepona linda.
El Sur a veces se descubre pensando una visita suya. Es raro, no se como explicarlo, te conozco de otra vida, quizás algo tuyo que yo no sé, lo encontre ahora o antes y sé que son recuerdos pero no importa porque los recuerdos son la hamaca que nos devuelve a la realidad y no tiene porque ser amarga. Nada que ver. Si, un poco de mucha sidra yo, y ahora la cabeza se me ladea y perdi una sandalia por la escalera y me da risa porque en vez de llamar al principe digo.. Lobo está?

Te dejo un abrazote de varias vueltas.

Se la quiere sin querer! (queriendo)

Inés